batey

Batey Baj Baj desde Khok Khian, Takua Pa District, Phang-nga, Tailandia desde Khok Khian, Takua Pa District, Phang-nga, Tailandia

Lector Batey Baj Baj desde Khok Khian, Takua Pa District, Phang-nga, Tailandia

Batey Baj Baj desde Khok Khian, Takua Pa District, Phang-nga, Tailandia

batey

** alerta de spoiler ** Sayuri (el nombre de la infancia es Chiyo) es una niña ingenua e imaginativa con ojos inusuales de color gris azulado. Cuando tenía nueve años en 1929, Sayuri y su hermana mayor, Satsu, son sacados de Yoroido, el pequeño pueblo de pescadores en el que crecieron, y vendidos como esclavos. Se separan en Kioto, y Sayuri es llevada a la famosa casa de geishas en Gion, la Nitta okiya. Durante sus primeros meses allí trabaja como sirvienta y toma clases en una escuela de geishas. Hatsumomo, la geisha que reside en la okiya, atormenta y manipula a Sayuri con frecuencia. Cuando Sayuri se entera del paradero de Satsu, trata de huir, pero es atrapada y revoca sus posibilidades de convertirse en geisha. Todos en la okiya: la madre y la abuela (propietaria de la okiya), la tía (que ayuda a mantener la okiya) y Pumpkin (una geisha aprendiz) están decepcionadas de ella. Cuando Sayuri se reúne con el presidente de Iwamura Electric, está motivada a trabajar más duro para convertirse en geisha para que algún día pueda pasar el tiempo entreteniendo a hombres como él. Más tarde, una de las geishas más prominentes de Gion, Mameha, le habla a Madre sobre dejar que Sayuri tome sus lecciones nuevamente. Mameha también expresa interés en tomar a Sayuri bajo su protección y enseñarle todo lo que hay que saber sobre ser una geisha. Poco después, Mameha y Sayuri asisten a una ceremonia que las une como "hermanas". Mameha lleva a Sayuri con ella a fiestas y banquetes. En una fiesta se encuentran con el presidente y Toshikazu Nobu. Al final de la fiesta, Mameha diseña un plan para pagar las deudas de Sayuri, que involucra el mizuage (virginidad) de Sayuri. Sayuri frecuentemente entretiene a los dos hombres que tienen mayor interés en ella: Nobu, y “Dr. Cangrejo". Después de varios meses de esto, comienza la licitación y el Dr. Cangrejo gana y se convierte en el mecenas de Sayuri. Debido al reciente giro de los acontecimientos, la Madre vuelve a su palabra de adoptar a Pumpkin en la okiya y anuncia sus intenciones de adoptar a Sayuri como la hija de la okiya. En 1938, Sayuri pasa de aprendiz de geisha a geisha. No mucho tiempo después de esto, el general Tottori se convierte en su danna (un hombre que paga los gastos de una geisha). Justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el general es detenido y los distritos de geishas cierran. Para evitar que Sayuri tenga que trabajar en las fábricas, Nobu la envía a trabajar haciendo paracaídas con los Arashinos, quienes antes de la guerra hicieron el kimono que usan las geishas. Varios años después de la guerra, Sayuri regresa a Gion y continúa su trabajo como geisha. Cuando Nobu se propone a sí mismo como su danna, Sayuri se siente atrapada en el medio, no quiere poner en peligro su amistad con Nobu, pero no está lista para abandonar las esperanzas y los sueños que ha tenido desde que era niña. de algún día estar con el presidente. Entonces, en un viaje a Amami, ella traiciona a Nobu seduciendo a un hombre. Tenía la intención de que Nobu viera esto, pero en cambio el Presidente sí. Después del regreso de Sayuri a Gion, se reunió inesperadamente con el Presidente, quien le explicó la verdadera razón por la que se había convertido en geisha, y que él siempre había tenido un interés en ella, pero su amistad con Nobu le impidió mostrarlo. El presidente se convirtió en el danna de Sayuri, y después de varios viajes a los Estados Unidos con él, Sayuri se instaló en Nueva York y estableció una casa de té. Una vez que Sayuri sugirió que ella llevaba a su hijo, el presidente acordó que debía quedarse en Nueva York. Sayuri visitó ocasionalmente con el presidente hasta el día de su muerte. Después de su muerte, se dio cuenta de que lo tenía a él, y a todos los demás que ya no son parte de su vida, en sus recuerdos de ellos.

batey

This is a wonderful story that is part fairy tale, part fantasy, and part history. A very clever blend of my three favorite genres. The fact that it is set in a real place and time made it feel like it really could have happened. (It was based very loosely on the court of Rudolf II in the late 16th and early 17th century Prague.) I loved the characters and thought they were well developed. The story is complex enough for middle to high schoolers, but elementary students won't get lost in overly involved plots or vocabulary. My thanks to the author for keeping it under 300 pages! Just enough details to keep the story moving along at the perfect pace for it's intended audience. Petra is a believeable heroine, as are her friends Tomik and Neel. Iris, the acid oozing dye maker, is entertaining. But my favorite by far is Petra's pet tin spider Astrophil. I look forward to the sequels.